Publicado el: Viernes, 09 nov , 2012

Sargento del Ejército Mexicano se ve envuelto en aparatoso choque

Marcos Ramos

Cintalapa

Daños materiales de consideración, varias personas con golpes leves y un sargento de la Secretaría de la Defensa Nacional detenido fue el resultado de un accidente de tránsito registrado la noche de este miércoles sobre la 3ª sur entre 3ª y 4ª poniente del barrio de Santo Domingo, donde todo parece indicar que la falta de precaución al conducir y en aparente estado de ebriedad fueron las causas de este hecho.

Cerca de las 20:30 horas, diferentes corporaciones de auxilio y policiacas se congregaron en la dirección citada ya que minutos antes un conductor en aparente estado de ebriedad había arrasado con una taquería y se temía que hubieran personas lesionadas, por lo que de inmediato los socorristas de cruz roja mexicana fueron los primeros en llegar al lugar y en atender a varias personas que presentaban golpes y crisis nerviosa.

Al arribar la policía, de inmediato detuvieron a quien dijo llamarse Antonio Ixva Ortega de 38 años de edad, originario del estado de Oaxaca pero radicado en este valle y quien al parecer se desempeña como sargento segundo del 100 batallón en infantería de Chiapas nuevo del municipio de Jiquipilas, toda vez que supuestamente era la persona que conducía un neón color blanco DPJ9834 del estado de Chiapas, y por ende el supuesto responsable de la sucedido, aunque algunos testigos dijeron que al parecer una persona del sexo femenino era la que iba al volante, -aunque ese dato no fue confirmado-.

“Gracias a Dios que no hizo una matazón de gente, ya que por lo regular en mi negocio siempre tenemos muchos clientes consumiendo, dijo doña María Consuelo López de 51 años de edad, dueña de la taquería que sufrió serias afectaciones gracias a la imprudencia del militar o de la pareja de este.

En tanto, los socorristas de la benemérita institución atendieron entre otras varias personas a Itzel Guadalupe Ruíz Velazco con domicilio en el barrio de Santo Domingo quien presentaba una crisis nerviosa severa y trabajadora de la taquería.

De lo sucedido tránsito del estado se encargó y ordenó que el personal de la grúa en turno remolcara al corralón las unidades mientras se deslindan responsabilidades, ya que la afectada decía que no por ser del ejército lo iban a dejar en libertad enseguida sin pagarle todos los daños ocasionados a su taquería.