Tubo de ensayo

13/febrero/2018

 

René Delios

 

No estuvo nada mal que el abanderado -ya casi- presidencial de Morena aclarará su posición ante la crítica, en especial por el artículo “AMLO 3.0” de Jesús Reyes-Heroles Márquez, pues resulta grave que un posible presidente no tolere puntos de vista sustentados.

Muy independiente de eso, está que en el lapso en que se dio la diferencia y la aclaración, el periodista mereció de todo.

Imaginar las consecuencias de que un titular del Poder Ejecutivo se queje de una crítica en medios informativos, nos regresaría a “viejos tiempos” en que la intolerancia cobraba caro no solo al periodista sino al medio, y tenemos el conocido caso de Excélsior en tiempos de Julio Scherer, con Echeverría.

Casos similares se han suscitado hasta nuestros tiempos en las entidades federativas –de todas las siglas-, en que los opinadores son removidos de su trabajo por sus apreciaciones, y me refiero cuando son de peso, documentadas.

Por eso no se debe pasar por alto el hecho.

Sobre todo porque los precandidatos de partidos e independientes –insisto- no van a resolver en seis años la acumulación de males de un siglo del llamado sistema político mexicano que, los incluye a todos, y las criticas van a ser constantes en el sexenio 2018-2024.

Sin ánimo de minimizar la capacidad de ninguno, la realidad nacional es paupérrima, ya no solo en la cobertura social de las políticas del gobierno, sino en el nivel de vida por la carestía existente, y desde luego empleos de poco sueldo –con ese sueldo mínimo miserable-, y aun los supuestamente bien remunerados en comparación, por elevar el discurso, con los que devengan los trabajadores de Canadá o EU, y que es una de las clausulas dentro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, en que se plantea incrementar el salario -digno- para los mexicanos y elevarles el poder adquisitivo.

¿Será?

Regresando, tenemos la realidad de que es México una nación en que se asesina a muchos periodistas en tiempos de paz, de manera violenta, a consecuencia de la inseguridad y la impunidad con que actúa el crimen organizado, solo por informar sus dolosas e ilegales actividades.

Y resulta que, sobre éste tema, ninguno de los “idóneos” hizo referencia alguna en su precampaña; se ocuparon más ya no en la situación de la nación, sino en exhibir a sus adversarios.

Tenemos -a bote pronto- que la celebración del siete de junio –día de la libertad de prensa en México- se va a registrar tres semanas antes de la elección; seguramente ese día esté tema “será tema” de los candidatos, y escucharemos las consabidas referencias de respeto irrestricto a la libertad de expresión y la libre manifestación de las ideas, en sendas comilonas.

¡Qué la disfruten!

Me queda claro que la corrección del tabasqueño fue analizada y aplicada a sugerencia de su equipo de logística, pues la verdad desbarró.

Ojala, si gana, no lo vuelva a hacer con poder.

 

Matraz

 

De acuerdo al diario Excélsior, “López Obrador prefirió no hacer declaraciones de índole político, al considerar que lo dispuesto en la ley es poco claro cuando trata la llamada veda electoral.

“No, no, nada, no puedo hablar. No quiero dar ningún motivo para que nos infraccionen, ya estamos en periodo interelectoral. No está muy claro eso y es mejor abstenernos”, expresó.

O sea que el precandidato presidencial se declaró en huelga de periodistas por 46 días.

Nota: Los comentarios publicados en este medio fueron enviados por usuarios y no corresponden a la opinión de este medio digital. Los invitamos a aprovechar este espacio con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido. Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados.