Editorial

13/febrero/2018

 

La refundación del PRI no fue tal; necesitaba de un sentido crítico no en el formato, sino en los procedimientos.

Pero no se registró y las consecuencias se pagan.

Aquí se optó por un personaje no ligado a la clase política de ese partido como lo es José Antonio Meade, que igual ya se leyó los estatutos básicos del priismo, incluyendo su eslogan de años que es “Democracia y justicia social”.

Seguramente lamentó la frase que ha sido acompañada de otras como “el pueblo es la fuerza del partido”, y así cada sexenio se oxigenan expresiones como la dicha por el abanderado priista en su cierre de campaña “nos desdoblamos con los mexicanos”.

En éste caso no es el desprestigio del candidato pues ni negar que es un tipo preparado, y que no se ha incluido en los no pocos casos de corrupción virales en la presente administración, y tampoco ha estado envuelto en ninguno de los escándalos ni en este sexenio ni en el anterior, pues ya es público que fue también funcionario de alto nivel en la administración de Felipe Calderón Hinojosa.

Así que la imagen no es Meade; la carga es lo que representa ya él, o sea al PRI.

Aun externo, ya no se puede separar al Meade del PRI; éste y el partido deben ser ya uno solo, para que las bases de ese partido se identifiquen con el genio financiero, y en su caso dejar en claro que ha sido funcionario de dos gobiernos y que no es precisamente gente del presidente Peña.

Igual por ahí es la ruta.

Porque para un buen del porcentaje que no vota por el PRI, las fallas o problemas o rezagos que tiene la nación son por causa de las malas políticas del PRI, que solo son siglas; serán sus hombres y los que lo han administrado.

O sea que quien ha fallado a la ciudadanía es el PRI en su conjunto, y sus elementos, ahora con un buen de ex gobernadores y ex alcaldes envueltos en escándalos de corrupción.

La pregunta es ¿cómo van a revertir las preferencias electorales a su favor?

Nota: Los comentarios publicados en este medio fueron enviados por usuarios y no corresponden a la opinión de este medio digital. Los invitamos a aprovechar este espacio con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido. Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados.