Tubo de ensayo

7/diciembre/2017

 

René Delios

 

Fue instalada la primera gasolinera no abastecida por PEMEX y que venderá su propio combustible, refinado en el mar del norte, allá en Europa, como parte del libre comercio en energéticos, que comprende más inyecte en otras áreas como las instalaciones en la parte de chiapaneca de Arriaga y sus aspas Eólicas traídas desde los países bajos, y que por algo se dice que no producen nada, cuando la inversión se anunció con Peña y los príncipes de daneses presentes, por 120 millones de dólares en su primera etapa, más que para ganar varo, para contribuir a la cultura de los combustibles no contaminantes, y que según para en el 2030 México producirá alrededor del 35 por ciento para su consumo interno.

Pero esa es otra historia y tema para otra entrega en su momento.

La que nos ocupa ahora es que por primera vez en el país una petrolera extranjera, la British Petroleum -que también tiene su historia- abrió una gasolinera frente a las Torres de Satélite, en la Ciudad de México, de un total de mil 500 que instalará en el territorio nacional.

Así que con estas instalaciones la llamada BP se convierte en la primera marca petrolera internacional que opera en el país, sin que se conozca el monto de inversiones, aunque ya la sabe que para eso hay analistas de todo, y éstos lo estiman en mil 500 millones de dólares, ya que el costo de instalación y apertura de una gasolinera se estima en México en casi el millón de dólares.

Sí, eso cuesta cada gasolinera que usted ve, donde éste.

La cosa es que como sabemos desde hace 82 años en éste país solo las concesionarias de Petróleos Mexicanos vendían gasolina, o sea desde que desde aquella empresa “El Águila” que se fue del país luego de la expropiación petrolera, y que por cierto era inglesa, como lo es British Petroleum, no había gasolineras con otro sello que no fuera el de Pemex.

La British Petroleum no es del todo desconocida para los mexicanos, sobre todo para los ambientalistas y muy especialmente para los oceanógrafos, luego de aquel 20 de abril de 2010, cuando la plataforma “Deepwater Horizon” de su propiedad, explotó en el Golfo de México, causando lamentablemente la muerte de 11 trabajadores y provocó el peor vertido de hidrocarburos en aguas costeras que en las primeras mareas su fueron a Estados Unidos, y por lo que esta petrolera acordó pagar 4 mil 500 millones de dólares a todos los posibles afectados incluyendo a mexicanos desde Tuxpan hasta la frontera de EU, nación ésta que sí multó a BP por mil 256 millones de dólares, la mayor multa en la historia estadunidense a empresa particular.

Pero no acabó ahí el asunto con la petrolera inglesa: luego se dio una fuga de petróleo desde su pozo Macondo, que fue controlada en días, y que obligó a la revisión de sus plataformas ante el temor de terrorismo, que no fue tal y solucionados los problemas, Britisdh Petroleum desapareció, hasta que lo hace ahora, en México, acompañada con la noticia de que México, Canadá y Estados Unidos venderán petróleo de manera conjunta, convirtiéndose en los mayores exportadores mundiales.

Aquí hay una cosa que no trascendió mucho, en medio de la versonera de que se vendía al país con la apertura del mercado gasolinero contemplada por la Ley de Hidrocarburos dentro de la Reforma Energética, y es que no sólo ofrece la posibilidad de que entren nuevas marcas al mercado, sino también de tener un menor costo en los combustibles, pues ahí vienen Hidrosina, que ya empezó a posicionarse en la Ciudad de México en junio pasado; Grupo Eco que arrancó en el norte del país; Lodemo, que operará en el sur del territorio nacional; Oxxo Gas con 50 estaciones en México; Gulf y Chevron Texaco, que según comunicado estarán todas en operaciones en 2018.

E igual no la sepan pero ya tiene su rato que Pemex tiene gasolineras en EU y Canadá; la entrada de Pemex a esos países despertó polémica por la supuesta voracidad de los gringos al llegar acá, en una mala fama que se arrastra desde el siglo pasado, y aun con eso –la cercanía- fueron los ingleses los primeros en llegar con sus instalaciones.

Dicen los que saben que la British Petroleum vende la mejor gasolina del mundo, la Active, que le dicen, con casi cero daño al motor, al grado que los aditivos están de más.

Dicen que ahora sí estamos dentro de un mercado competidor, en que la modernización de Pemex es imperante además de dejar atrás sus lastres de corrupción, prestando especial atención a los empleados que son parte necesaria en su modernización, pues de lo que se trata es de brindar calidad a los consumidores, no solo de ganar varo.

Nota: Los comentarios publicados en este medio fueron enviados por usuarios y no corresponden a la opinión de este medio digital. Los invitamos a aprovechar este espacio con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido. Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados.