Las crónicas de un continuo despertar  

12/octubre/2017

Arít León Rodríguez  

 

Según el Código Nacional de Procedimientos Penales los principios del nuevo sistema de justicia penal abarcan aspectos que es bueno conocerse.

Los medios periodísticos, el público en general y obviamente las partes pueden acceder a las audiencias de acuerdo a lo establecido por su artículo quinto. Claro, en los casos y condiciones que determine el Órgano jurisdiccional conforme a lo dispuesto por la Constitución, y que no vulnere la integridad de las partes.

Aun cuando ha sido parte de los derechos de las personas que participan en un proceso, es bueno recordarlo y difundirlo, las partes involucradas tiene el derecho a saber y conocer todos los alegatos y pruebas aportadas, y no ser amenazados por desear conocer el estado del asunto que les concierne.

En muchas audiencias conciliatorias he sucedido que las partes llegan a ser hasta intimidadas por las autoridades que median el asunto. Les dicen que van a determinar algo que no les corresponde, estando justamente en una etapa de conciliación.

Desgraciadamente conocemos tan poco de nuestros derechos que a la hora de hacerlos valer, nos sentimos impotentes y hasta incapaces. No lo somos, solo necesitamos difusión de que hacer y cómo hacerlo y recordarles a las y los servidores públicos que las atenciones prestadas deben realizarse en tiempo y forma, considerando siempre a ambas partes y de manera pronta, sin dilaciones y pretextos, ya que justamente éstos son los que usan con frecuencia para desalentar a quienes solicitan el amparo de la ley ante abusos y atropellos sui generis.

***

Pues ya pensando en el asunto de atropellos, las denuncias en video han sido consideradas como prueba de las violaciones TREMENDAS –disculpe que use las mayúsculas, pero asi lo amerita- que vemos en la capital chiapaneca, diariamente.

Colectivos grabados in fraganti, subiéndose a banquetas con personas caminando, tan solo por pasarse un alto son extremadamente indignantes. Y pues claro, debemos mencionar que las autoridades sancionaron en esas ocasiones a los conductores (y espero a sus concesionarios) por esa forma temeraria de conducir. Hace unos días platicábamos con algunas personas visitantes en la ciudad acerca de lo violenta que es en materia de conducción la ciudad.

Los exámenes para que los conductores tengan acceso a vehículos donde transportan seres humanos deben ser más efectivos, supervisando correctamente sus antecedentes penales.

Eso claro, si es que puede usted transitar por las calles.

Si están libres de taxistas y colectiveros violentos o de bloqueos de cualquier tipo. Ya como que se sabe que en Chiapas el modo de hacer lo que se te viene en gana es bloqueando calles y descuadrándole la vida a quienes transitan por la ciudad.

Nada sencillo.

 

Nota: Los comentarios publicados en este medio fueron enviados por usuarios y no corresponden a la opinión de este medio digital. Los invitamos a aprovechar este espacio con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido. Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados.