Editorial

13/octubre/2017

 

 

Hay muchos renunciables posibles.

Eso sucede con las recientes renuncias de militantes panistas lo que deja en claro lo veleidosos, ambiciosos, volubles, caprichosos, cínicos y trepadores de ciertos personajes catalogados como de la clase política.

Son políticos que enseñan su lealtad al partido en que militan, siempre y cuando se les cumplan sus propósitos y sean beneficiados con los cargos que pretenden y rebeldes cuando no consiguen sus anhelos.

Los tres ejemplos más recientes son de los ex panistas Margarita Zavala, José Luis Luege y Luisa María Calderón.

Entre los tres renunciantes han ocupado seis cargos de elección popular y solamente Luege ha ganado una elección, por la vía del voto directo y sucedió en 1988, cuando triunfó en el distrito XVII del Distrito Federal.

Margarita y Luisa María han sido siempre beneficiarias de los laxos sistemas de representación proporcional y hasta en exceso, cumpliéndoles su capricho, aunque no había razón para ello.

Las cuñadas (Margarita y Luisa María) lograron ser diputada local y federal, Margarita y senadora dos veces y diputada federal otra, además de dos veces candidata derrotada al gobierno de Michoacán, Luisa María.

Ambas provienen de familias de raigambre panista, cuyos padres tuvieron larga militancia en ese partido y aunque el padre de Luis María y de Felipe (Luis Calderón Vega) renunció a su militancia, no lo hizo por ambiciones de cargos de elección popular, sino por diferencias ideológicas.

En el caso de Margarita sus aspiraciones se vieron frenadas cuando la dirigencia de su partido no se plegó a ninguno de sus caprichos, primero quiso ser diputada federal y al no concedérsele la plurinominal, recurrió a la queja y al chantaje que no prosperó; después buscó la dirigencia nacional del partido y nueva queja, al retirarse y argumentar que no había piso parejo.

Nota: Los comentarios publicados en este medio fueron enviados por usuarios y no corresponden a la opinión de este medio digital. Los invitamos a aprovechar este espacio con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido. Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados.