Editorial

12/octubre/2017

 

Tiene más de una década que el entonces secretario de Energía de la administración foxista, Felipe Calderón Hinojosa, renunció a dicha dependencia cuando nadie le renuncia a un presidente.

Calderón desafió en esas fechas -hace doce años- a los panistas que buscaban la continuidad del foxismo mediante la nominación de Santiago Creel Miranda como su candidato, el entonces secretario de gobernación.

Sin  ataduras con el gabinete, y sin cola que le pisaran, Calderón, proveniente de una familia de fundadores del partido, decidió buscar el voto que le diera la oportunidad de competir en la interna a la presidencia, e ir en contra del entonces poderoso secretario de Gobernación, empujado desde las altas instancias del poder público, Santiago Creel.

De esta manera quedó abierta pero a la vez cerrada la competencia entre Santiago Creel y Felipe Calderón, éste último el candidato rebelde en contra del candidato del Presidente de la República.

Finalmente, la contienda interna llena de sospechas, dudas y denuncias se realizó con Felipe venciendo a la maquinaria panista que impulsaba a Santiago, y el resto es historia conocida.

Ahora la esposa, Margarita Zavala, desnuda lo que en verdad sucede en el PAN, un partido que se vendía como transparente y honesto, y en el que se han ido desnudando una serie de corruptelas, tráfico de influencias y otras malas mañas de sus militantes, incluyendo su dirigente que como lo hizo en su momento Roberto Madrazo, se adueñó de la dirigencia pero a través de esta, posicionarse por sobre cualquiera a la candidatura a la presidencia, y sin importarle el daño colateral en imagen que pueda ocasionarle a su partido.

Esto motivó la renuncia de la ex primera dama, lo que caló al interior del panismo, aun se insista que no es nada.

En el PAN aún hay fuerzas conservadoras que no ven muy bien los desmanes de Ricardo Anaya, y menos que siga formando alianzas con la izquierda, en algo que pueden cobrársela en breve.

Nota: Los comentarios publicados en este medio fueron enviados por usuarios y no corresponden a la opinión de este medio digital. Los invitamos a aprovechar este espacio con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido. Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados.