Tubo de ensayo

12/agosto/2017

 

René Delios

 

No podía ser de otra forma más que llamar a consulta a las bases tanto para medir en realidad su poder de convocatoria popular y a la vez, contar con candidatos que en realidad le den votos al Partido Verde Ecologista, cuya tendencia sorprendente de ir solos en 2018, llama la atención pues es considerado aun un partido menor como para incluso mantener el registro.

Sin embargo, en política la forma es fondo, y las consultas a las bases hacen participativa a la militancia y simpatizantes y permiten, a los analistas políticos de los partidos, establecer a partir de los resultados, todo un armado prospectivo de posibilidades incluyendo a los personajes posibles a las candidaturas.

Desde luego que ni el PVEM ni  otro partido se salvan del tráfico de influencias o la corrupción política –o las dos cosas- y finalmente la imposición de plataformas incluso muy lejanas a los sentimientos políticos de la gente, y desde luego sufren derrotas estruendosas y en 2018, no se pueden dar ese lujo los verdes incluso en la plataforma de regidores pues todos, pero todos, tienen que contribuir con popularidad si es que quieren demostrar a la gente que son un partido cuyas propuestas de acuerdo a sus estatutos, pueden llegar directamente a ser políticas de gobierno, y no amparadas en otras siglas partidistas como las del PRI, con el que han sido aliados desde 2006, pues en 2000 lo fueron del PAN, cuando ganó Vicente Fox, con el que rompieron durante su administración.

Su alianza con el PRI no ha dejado de tener sus altibajos, y desde luego, resultados favorales tanto en Chiapas como en las cámaras federales; en esa alianza se han dado una serie de enroques incluso familiares, como el hecho de que el yerno de Manlio Flavio Beltrones, el ex dirigente nacional priista, y uno de los presidenciables en ésta temporada de tapados, es nada menos que Pablo Escudero, el verde presidente del Senado de la República, y por lo tanto militante destacado del PVEM, y quien fue el que propuso al senador de su bancada, el zacatecano Carlos Puente Salas “entre otros” como posible candidato a la presidencia por su partido.

A lo mejor midiendo esa temperatura el diputado presidente de ese partido en la entidad, Eduardo Ramírez Aguilar sin esperar otra cosa abrió la condición de llamar a las bases con claridad y afrontar una consulta y desde luego, enfrentar los cuestionamientos de una militancia y simpatizantes con muchas interrogantes que ameritan respuestas, en eso que hoy llaman autocrítica que adoptan en los partidos, ante una realidad creciente en torno a la falta de credibilidad y una verdadera preocupación por la pobre participación ciudadana en los comicios, en una nación que se define por medio del voto.

¿Y cómo se puede contrarrestar eso que, se interpreta de tantas maneras, y se define con otras tantas, ya analizadas y ensayadas por destacados y destacadas en la materia?

Pues con trabajo político para recuperar la credibilidad como instituciones políticas con proyectos sociales posibles en el gobierno.

Un trabajo de cobertura real y no de fotos para el Facebook; un trabajo con la base que retome “el a caballo” y la militancia y simpatizantes se identifique con sus planteamientos.

Porque en Chiapas va a estar difícil un PVEM sin PRI y pues ahí está la fecha a poco menos de un año para demostrarlo.

De darse la famosa ruptura entre estos partidos que hoy cogobiernan Chiapas –la primera posición que es la electa para el PVEM con Manuel Velasco en el poder ejecutivo, y la segunda posición de gobierno interior, con el priista Juan Carlos Gómez Aranda-, veremos un interesante proceso cuyo mayor laboratorio volverá a ser nuestra entidad, en dónde el PVEM tiene más seguidores y militantes –se supone-, y que necesariamente es su banco de votos si es que los conserva, y eso solo se lo podrá decir esa consulta a las bases a que convoca Ramírez Aguilar.

Nota: Los comentarios publicados en este medio fueron enviados por usuarios y no corresponden a la opinión de este medio digital. Los invitamos a aprovechar este espacio con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido. Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados.